Samsung ya trabaja en la siguiente generación de los Galaxy A5 y Galaxy A7, ambos llegarán con mejores características y un diseño mucho más atractivo que el de sus predecesores. Curiosamente hoy se han revelado algunos detalles de dichos teléfonos gracias a que obtuvo la certificación en Bluetooth SIG.

La primera información que se ha revelado es que tanto el Galaxy A5 como el Galaxy A7 (2018) vendrán impulsados por un procesador Exynos 7885 de Samsung, que será compatible con Bluetooth 5.0, por lo que ofrecerá una mejor transferencia de datos y la capacidad de conectar múltiples dispositivos externos.

De acuerdo con un informe anterior, el Exynos 7885 será un chip de 14nm con dos núcleos: Cortex-A73 y seis unidades Cortex-A53, la frecuencia debe ser de 2.1 GHz y la GPU se supone es una Mali-G71. Esto augura equipos más rápidos y eficientes, precisamente eso es lo que veremos en los próximos Galaxy A de 2018.

Se espera que Samsung también presente una variante del Galaxy A5 (2018) con procesador Snapdragon 660, pero este modelo podría ser exclusivo para el mercado asiático.

Es muy probable que ambos teléfonos lleguen con 4 GB o 6 GB de RAM, 32 GB o 64 GB de almacenamiento interno, ampliables mediante tarjeta microSD y Android 7.1 Nougat como sistema operativo de serie. Con estas características los nuevos equipos de Samsung pretenden competir dentro de la gama media.

Vía

Compartir

Blogger. Aficionado de la tecnología, los videojuegos, Apple y muchas cosas más.