No cabe duda que Samsung está metido en una grave crisis en cuanto a las explosiones de sus productos, si bien ya conocemos la historia del Galaxy Note 7, así como las millones de lavadoras que también se vieron envueltas en un caso similar, ahora se suma el Galaxy J5. El dispositivo de gama media explotó en Francia sin razón aparente, lo cual enciende nuevamente las alarmas en el interior de la firma surcoreana.

Según el reporte, una señora llamada Lamya Bouyirdane, propietaria de un Galaxy J5 versión 2016, declaró que el pasado domingo su hijo pidió que le prestara el equipo, a lo cual la señora accedió inmediatamente. Después de un rato de uso, Lamya le pidió al menor que le devolviera su teléfono, tras tomarlo sintió que la parte posterior estaba demasiado caliente y minutos más tarde comenzó a inflarse y sacar humo, para finalmente incendiarse.

Ante esta situación, la fémina inmediatamente soltó el Galaxy J5 sin que se viera afectada la integridad de ella y la de su pequeño hijo. Lo más extraño del caso, es que según la propietaria, apenas tenía 5 meses de haber comparado el equipo y su uso era moderado, por ende, es bastante extraño que el terminal explotó sin razón alguna.

Hasta el momento, Samsung no se ha pronunciado al respecto, aunque dudo mucho que lo haga, ya que el caso es aislado, es decir, es el primero en todo el mundo, sin embargo, es evidente que existe un problema de producción en las baterías de los teléfonos que la compañía debe solucionar de inmediato. Ojala no circulen nuevos casos como este, en todo caso que existan, la firma asiática puede sufrir una mala reputación a tal grado que se vean afectadas sus ventas.

PhoneArena

Compartir
Interes por las noticias, música, deportes, entretenimiento y cultura geek. Me gusta estar tras la noticia siempre con entusiasmo y un poco de humor.