Hisense presenta el Infinity H11 Pro: pantalla 18:9 y doble cámara principal

Hisense, la marca asiática también estuvo presente en el Consumer Electronics Show 2018 en Las Vegas y no solo para presentar su nueva línea de televisores, sino también presentó un nuevo teléfono inteligente, se trata del Hisense H11 Pro. Este equipo es considerado el primero de la compañía con una pantalla con relación de aspecto 18:9, así como un hardware competitivo y doble cámara principal.

Este dispositivo destaca principalmente por tener un panel de gran tamaño que si bien no tienen marcos reducidos, su diseño si se apega a la tendencia actual. La parte posterior luce completamente elegante, con una carcasa en vidrio reflectante, bordes redondeados, y acabados de primera calidad.

El Hisense Infinity H11 Pro incluye una pantalla IPS de 5.99 pulgadas en formato 18:9 con una resolución FullHD+ de 2160 x 1080 píxeles y vidrio curvo 2.5D. Lo necesario para ver todo tipo de contenido multimedia como imágenes o películas con una calidad más que aceptable.

Su interior viene potenciado por un procesador Qualcomm Snapdragon de ocho núcleos a 2.2 GHz, dos versiones de 4 GB / 6 GB de RAM y 64 GB / 128 GB de almacenamiento interno. Por otro lado, también cuenta con una doble cámara principal de 12 + 8 megapíxeles con flash LED, mientras que la cámara frontal monta un sensor de 20 megapíxeles, también con flash LED.

Otras características incluyen un sensor de huellas digitales integrado en la parte trasera del equipo de forma circular, una batería de 3,400 mAh, dimensiones de 158.2 x 74.9 x 7.5mm, soporte de redes 4G LTE y aunque no se ha dado a conocer la versión de Android que corre es muy probable que sea Android 7.0 Nougat de serie.

El fabricante no dio a conocer el precio del equipo, aunque se estima que el Hisense Infinity H11 Pro se venderá en toda Europa al finalizar el primer semestre del año a un precio aproximado a los 400 dólares, alrededor de 9 mil pesos mexicanos, esperamos que este nuevo teléfono llegue muy pronto a México.

Fuente | Roland Quandt