samsung veyron

Con el auge de las pantallas táctiles y el completo abandono de los botones físicos en la mayoría de los teléfonos inteligentes, parece que el interés por los terminales plegables o también llamados tipo concha, pasarían a mejor vida. Sin embargo, actualmente varios fabricantes aún se rehúsan a dejar morir este tipo de dispositivos como la firma surcoreana Samsung, la cual está trabajando en un nuevo terminal de dichas características llamado Samsung Veyron.

Si bien ya hemos hablado en reiteradas ocasiones de las especificaciones técnicas del Samsung Veyron después de ser visto en AnTuTu, el día de hoy posa ante la cámara en sus primeras fotografías reales, en ellas se muestra claramente el diseño del equipo que, sinceramente, luce elegante y atractivo a primera vista.

El dispositivo destaca por integrar dos pantallas, la primera la vamos a encontrar cuando abrimos el teléfono, el segundo se posiciona por fuera al momento de cerrar la tapa. Además, posee una lector de huellas dactilares y un sensor dedicado a seguir los latidos del corazón, sin duda toda una caja de monerías el nuevo terminal plegable de la compañía asiática.

De acuerdo a los últimos reportes publicados, el Samsung Veyron cuenta con una pantalla principal de 4,2 pulgadas con resolución Full HD, procesador Qualcomm Snapdragon 820, GPU Adreno-530, 4 GB de memoria RAM y 64 GB de almacenamiento interno, posiblemente ampliable por medio de tarjetas microSD.

En cuanto al apartado fotográfico – quizás sea el mismo que integra el Galaxy S7 – ya que cuenta con una cámara posterior de 12 megapíxeles con flash LED, mientras que la cámara delantera incluye un lente con sensor de 5 megapíxeles, especial para selfies o videollamadas con resultados de imagen aceptables.

¿Que opinas de este Samsung Veyron? ¿Te harías nuevamente de un equipo tipo concha o dejarías morir este clásico aspecto?

Fuente

Compartir
Interes por las noticias, música, deportes, entretenimiento y cultura geek. Me gusta estar tras la noticia siempre con entusiasmo y un poco de humor.