Conforme avanza la tecnología las aplicaciones móviles suman nuevas funciones y características que requieren de más recursos para ser ejecutadas y que lamentablemente los teléfonos inteligentes de gama