Es muy común ver como algunos aficionados crean consolas portátiles de videojuegos que corren juegos clásicos que quizás sea por nostalgia o por mera curiosidad de su ingenio. Muchos de estos dispositivos suelen tener emuladores con títulos en su mayoría de Nintendo 64 o Gameboy Advance, pero el siguiente dispositivo te volará la cabeza.

Ginger Of Mods ha presentado el nuevo Wiiboy Color, una consola portátil con un diseño limpio, atractivo y espectacular. En este “gadget” que es un poco más grueso que un Game Boy Color puedes jugar títulos de Nintendo Wii y GameCube, pero lo impresionante está en que no utiliza emulador, si, no utiliza.

Placa base de Nintendo Wii ajustada en el Wiiboy Color

Es impresionante saber que el Wiiboy Color, como lo bautizaron sus creadores, no corre juegos sobre emulación, más bien tiene toda una artillería pesada en su interior. Tiene una placa base de Nintendo Wii dentro de esta carcasa de color blanco impresa en 3D y ajustada minuciosamente para que quepan todos los c0mponentes.

Se han creado circuitos personalizados, también se utilizó una pantalla IPS de 3,5 pulgadas con resolución de 480 píxeles, un par de baterías de iones de litio estándar de 18650 mAh. También incorpora una memoria USB para almacenar juegos, un puerto USB Type-C para la carga de la batería y un ventilador en la parte trasera.

Los botones y el joystick también fueron creados con varias piezas de otros mandos de consolas de Nintendo. Por ejemplo, los joysticks son los oficiales de Nintendo Switch, los botones son de la Nintendo DS Lite e incluso los controladores son del GameCube.

Los buenos creadores de esta maravilla aseguran que la batería puede ofrecer hasta 3 horas de autonomía, pero gracias al puerto USB-C se podrá conectar un powerbank fácilmente. Por si fuera poco, el Wiiboy Color cuenta con un conector de audio de 3.5 mm. Por desgracia, esta es una pieza única que no estará a la venta, pero nos sorprende el grado de ingeniería que se utilizó en este dispositivo.

Deja un comentario